En secreto y en total hermetismo, el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM) entregó, la noche del viernes a la Legislatura de la entidad, los resultados de la revisión de la Cuenta Pública del 2011, última de la gestión  como gobernador de Enrique Peña Nieto, hoy Presidente Electo de la República.

Los resultados de la revisión de esta Cuenta Pública sólo los ha conocido el presidente de la Junta de Coordinación Política, el priísta, Aarón Urbina Bedolla, a quien se le entregaron en propia mano en sus oficinas la noche del viernes.

epn

Peña Nieto. Cuentas pendientes.

El titular del OSFEM, Fernando Baz se presentó al Congreso local pasadas las 19:00 horas del pasado viernes, cuando la mayor parte del personal de la legislatura y de los medios ya no se encontraban en el Palacio Legislativo.

Subió a la oficina de la presidencia de la Junta de Coordinación Política y ahí entregó los pormenores de la revisión de cómo se ejerció el gasto público en el sexto y último año de la gestión de Enrique Peña como gobernador.

Nadie más estuvo presente en la reunión que se prolongó por más de dos horas. Al final fueron convidados los demás coordinadores parlamentarios, pero no tuvieron acceso a los documentos.

Mucho menos los integrantes de la comisión de Vigilancia del OSFEM del Congreso local quienes desconocían que el viernes entregarían los resultados de la revisión de la Cuenta Pública.

Fernando Baz salió del recinto sin dar mayores explicaciones. No quiso revelar si hubo observaciones graves en el manejo de los recursos o todo se apegó a la normatividad.

Tampoco quiso hacer comentarios sobre el estado que guardan las haciendas municipales de la entidad, aunque en muchas de ellas es evidente que enfrentan situaciones más que delicadas producto de la pesada carga de las deudas públicas.

Será hasta el jueves, cuando se dé conocimiento al pleno de la Legislatura sobre la entrega de esta documentación –que fue integrada en 44 tomos— los cuales, en principio se turnarán a la comisión de vigilancia del OSFEM y luego a los coordinadores parlamentarios.

Cualquier otro diputado que quiera tener acceso a los documentos tendrá que esperar por lo menos  una semana más.

Derivado de las reformas que se aprobaron en 2010 por la pasada Legislatura, la Cuenta Pública ya no se califica.  El Congreso ni la aprueba o la desaprueba. Ahora los legisladores sólo conocen de los resultados de la revisión que hizo el OSFEM,  y cada tres meses se le envía un informe sobre el avance en la solventación de las observaciones que se hicieron al manejo de los recursos públicos.

 

 

Fuente: portal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *