Chimalhuacán, Edomex., a 10 de Agosto de 2012.- Tras varios días haber sido enganchada a través de Facebook y posteriormente desaparecer, Jessica marcó a su casa en Chimalhuacán, en esa llamada telefónica le dijo a su padre que estaba bien pero que necesitaba dinero para regresar.

El padre accedió enviarle el efectivo a través del servicio de giros de una tienda de electrodomésticos. Una vez hecho el depósito un adulto recogió el dinero en Ciudad Jiménez, estado de Chihuahua.

Sin embargo Jessica de 12 años de edad seguía sin volver a casa, no se comunicó nuevamente sino días después y solo a través de mensajes de texto por celular en los cuales le pedían más dinero y le decía a su familia que era feliz.

La Fiscalía de Delitos Relacionados con la Trata de Personas, instancia creada dos meses atrás por el ahora ex procurador mexiquense Alfredo Castillo Cervantes, empezó a investigar el caso ante la petición de la familia de la menor de 12 años. Así fue como dieron con la dirección del adulto que recogió el dinero en Chihuahua.

Ubicaron la colonia donde esta persona vivía, una de las más peligrosas de aquella entidad y en donde el narcomenudeo es cada vez más frecuente. La colaboración de las autoridades del estado era fundamental para poder rescatar a la menor, así que solicitaron la ayuda y lograron el objetivo.

Detuvieron a tres personas que serán procesadas en Chihuahua: una mujer de 46 años de edad, un hombre de 40 y otro de 27, este último presumiblemente fue quien enganchó a Jessica a través de la red social.

La mañana del domingo 5 de agosto, apenas cinco días atrás, Jessica arribó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) en un vuelo procedente de Chihuahua. Se mostraba tímida, en sus manos tenía un oso de peluche envuelto en celofán, cuando sus padres la vieron nuevamente, tras seis meses de estar desaparecida, empezaron a llorar.

Los agentes de la Procuraduría del Estado de México le cubrieron el rostro con una chamarra para conservar su anonimato y no ser revictimizada, así fue llevada hasta su casa en Chimalhuacán.

Al reconstruir la historia la Fiscalía de Delitos Relacionados con la Trata de Personas comprobó que Jessica fue enganchada a través de Facebook mediante un «enamoramiento ficticio», labor que se hizo a través de la red social.

Hecho lo anterior Jessica fue invitada a llegar, ella sola, hasta Chihuahua y así lo hizo, compró su boleto en la terminal y se encaminó hasta aquella entidad sin que nadie, ni policías, ni personal de la central de camiones la detuviera en su camino. Una vez en la entidad del norte fue encontrada por el sujeto que la enamoró vía internet.

Los médicos acreditaron que durante su estancia en Chihuahua la menor fue abusada sexualmente por uno o quizá los dos adultos varones involucrados, sin embargo se les capturó justo antes de que fuera llevada al extranjero para prostituirla.

No puede acreditarse voluntad

Aunque Jessica se fue por su propio pie hasta Chihuahua con el dinero que robó a sus padres, legalmente no puede acreditarse que ella se relacionara con el sujeto por su voluntad.

La Fiscalía de Delitos Relacionados con la Trata de Personas explica que a los 12 años de edad no está desarrollado, en ningún individuo, el lóbulo frontal cerebral, el cual permite tener mayor lucidez emocional, voluntad y conciencia. Fue así como los criminales usaron este bajo desarrollo, explicaron.

Por esta razón la Procuraduría de Chihuahua, será la que actúe en contra de estos tres sujetos por la comisión del delito de violación equiparada.

En tanto la Procuraduría General de Justicia del Estado de México dará seguimiento al caso, y aseguraron que proporcionarán atención psicológica a Jessica.

Foto: eluniversaledomex.mx

Fuente: eluniversaledomex.mx

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *