Roberto Hernández, el director de la cinta «Presunto Culpable», fue detenido por policías auxiliares del Distrito Federal en la Alameda Central de la Ciudad de México, unicamente por grabar la detención de otro individuo que se encontraba en estado de ebriedad.

Los policías argumentaban que Roberto Hernández estaba obstruyendo el trabajo de las fuerzas del orden, a pesar de que unicamente grababa lo sucedido desde varios metros de distancia.

El director de cine cuestionó al policía si conocía que había libertad de expresión en México, a lo que el uniformado respondió «No, no sabría decirle joven, mejor ahorita lo llevamos al cívico».

Finalmente el cineasta fue liberado minutos después, ante la presencia de varias personas que comenzaron a grabar los hechos.

Redacción. Agenda Informativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *