Se cumplió un mes de la explosión en Pemex y aún hay muchas cuestiones sin explicar.

Cada día que pasa van creciendo las dudas y la especulación en torno a lo que en verdad acontenció en el edificio de Pemex, al parecer las autoridades aún no lo saben tampoco, pues ya se cumplió un mes y no han dado una explicación clara y precisa del motivo de la explosión que costó la vida a 38 personas, aunque siete más continúan hospitalizadas.

El debate en las redes sociales ha sido intenso, han sido múltiples también las acusaciones, sin desmentir, que afirman que los sucesos acontecidos en el edificio B-2 pudieran haber sido una acción premeditada.

Y no es para menos, además de que aún no hay una explicación convincente, las hipótesis oficiales también han cambiado con el transcurso de los días, el día 7 de febrero el perito Brian Dunugan, afirmaba que según las pruebas realizadas ya había certeza que el gas metano había sido el culpable de la explosión; posteriormente el día 11, Osorio Chong afirmó en entrevista con Ciro Gómez Leyva que aún no había certeza de que gas habría sido el que originó la explosión.

También resulta curioso que el colectivo Anonymous, ha publicado diversos materiales audiovisuales que afirman que la explosión en Pemex habría sido un atentado premeditado, similar a los ataques sucedidos el 11/S en E.U. o el 3/11 en la estación de Atocha en España, y posteriormente Osorio Chong salga a afirmar que los peritos que ayudaron a realizar el análisis de la explosión en Pemex, son los mismos que hicieron los estudios en Atocha.

Resulta notable también, la contundencia de las afirmaciones hechas por el hijo del difunto arquitecto que diseñó todo el complejo de edificios de la Torre Pemex, en el sentido de que las explosiones habrían sido organizadas por el gobierno actual para acelerar la privatización de la empresa paraestatal.

También han sido múltiples las afirmaciones físicas que cuestionan severamente las sospechas oficiales, debido a las caracerísticas físicas tanto del metano como el gas natural, los cuales tienden a subir y a disiparse; por lo cual será importante demostrar como pudo crearse un espacio perfectamente sellado que permitiera una acumalación de gas tan grande para generar una explosión con la dimensión de la ocurrida en Pemex.

Tampoco se ha explicado porque no fue detectado el gas por los trabajadores del sótano o porque no fallecieron de asfixia como sucede en los casos que se respira por varios minutos el gas metano.

Algunos medios también han especulado sin mostrar suficientes pruebas, como el caso de Proceso quien afirmó en los primeros días del suceso, se habían encontrado restos en la zona de C-4, un poderoso explosivo al cual solo tiene acceso el ejército, y del cual también se ha especulado que debido a sus características, podría ser el probable responsable de los sucesos en el edificio B-2.

A pesar de que ya pasó el plazo que dió inicialmente el procurador Murillo Karam para definir los detalles de lo que ocurrió en Pemex, él mismo reconoce que aún no hay respuesta, pues es muy difícil encontrar la verdad, afirmó el 28 de febrero pasado en Zacatecas, “La verdad absoluta es demasiado. Me conformo con la verdad, con saber qué fue lo que sucedió”.

Al día de hoy aún no se tiene fecha para la próxima conferencia de prensa para informar de los avances del caso.

Calos Maldonado S.
Agenda Informativa

Publicado en Reportaje especial Etiquetado con: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Ed. Impresa

Por Alejandro Olivas

EN SÍNTESISLeer más
Error occured while retrieving the facebook feed