Las protestas desnudas y la falta de pudor

@josegmunoz

 

Amina, una joven de Túnez, fue condenada a muerte por un clérigo musulmán, porque se atrevió a exhibir una foto suya sin brasier en Facebook para protestar contra la corrupción de su país. Este es apenas un caso más de los miles que ocurren en este orbe, donde cada día desaparece el pudor de gobernantes de todos los niveles. Sin recato alguno, exhiben corrupción, incompetencia, despotismo, desprecio por las leyes, ambición insana de poder y riqueza, pero eso sí, en nombre del “pueblo” o de la “democracia” o cualquier etiqueta, que al fin de cuentas da lo mismo a la hora de ejercer el póder.

 

En esta ciudad de México, apenas a finales de enero de este año las autoridades de la Comisión Nacional del agua anunciaron que se reduciría en un 40 por ciento el suministro de agua potable durante tres días. La información la dieron, cuando ya tenían 15 días que no enviaban una gota y la escasez se prolongó al menos un mes más.

 

Pero la escasez golpeó con mayor rudeza a la delegación Iztapalapa, donde organizaciones vecinas espontáneas, de esas sin membrete ni reconocimiento oficial, bloquearon en diferentes fechas, las avenidas La Viga, Ermita Iztapalapa, Zaragoza y Rojo Gómez. La protesta ciudadana comenzó el 18 de febrero y concluyó el 22 del mismo mes. Muy borrado ya de la memoria están las bardas que mandó pintar el ex guerrillero y ex perredista Víctor Hugo Círigo, quien por ese tiempo concluía su mandato como jefe delegacional en Iztapalapa, con mensajes que son plena prueba que el recato no es el fuerte de los políticos, hasta los autodenominados “de izquierda”, en los que se leía que los habitantes de Iztapalapa nos debemos sentir orgullosos, porque ya no padecemos por falta de agua. Por cierto, los letreritos formaban parte de una precampaña que llevó a Círigo a la Cámara de Diputados en 2009.

 

La protesta ciudadana, a secas, la que muestra el hartazgo de la indiferencia que muestran algunas autoridades por problemas sociales, es de lo más rico en imaginación; a finales de los años 80, un conjunto musical se instaló en la esquina que forman las avenidas Reforma y Bucareli y entonaban estribillos adaptados a temas musicales ya conocidos. Uno de los que recuerdo decía: “Meteremos ese buey al reclusorio, meteremos se buey al reclusorio…al reclusorio meteremos ese buey”, en parodia del original que dice: “sacaremos ese buey de la barranca…”. Los viandantes sacaban con gusto una moneda que les daban “para la causa”, que no era otra que derrocar al líder sindical Venus Rey.

 

El 9 Junio de 2012, miles de ciclistas desnudos abarrotaron las calles de ciudades del mundo como Guadalajara, Distrito Federal, Madrid y Londres, para protestar “por la forma de conducir de los automovilistas y las emisiones de gas de los vehículos motorizados”. Algunas autoridades han respondido con débiles esbozos de respuesta. Marcelo Ebrard intentó en la capital crear programas para incrementar el uso de la bicicleta, creando carriles exclusivos, pero sólo en unas cuantas avenidas; en el Paseo de la Reforma, se prestan esos vehículos de manera gratuita. Pero su uso es para distracción y no para el transporte diario que, por lo demás se antoja imposible, por las decenas de kilómetros que tienen que desplazarse diariamente los trabajadores de fábricas u oficinas. Pero Ebrard, cuando se refería al tema, se advertía que él mismo estaba convencido que el DF es ya la Amsterdam de América Latina. Otra vez la impudicia declarativa.

 

La protesta con los cuerpos descubiertos es una modalidad que viene tomando forma desde hace más de 40 años. Al principio, se daba en plazas o espectáculos públicos donde aparecía un individuo, hombre o mujer, sin nada de ropa, pero corriendo a toda velocidad, con la esperanza que, al ser detenido, pudiera declarar ante los medios sus razones. Una de las constantes de los años 70 fue contra las guerras del “imperialismo norteamericano”, cuyos gobernantes jamás han mostrado pudor alguno al declarar que son los garantes de la “democracia” y no les tiembla la mano en invadir países soberanos o asesinar a jefes de Estado legítimamente elegidos por sus pueblos, como fue el caso de Salvador Allende, de Chile.

 

En julio de 2011 varios manifestantes de Greenpeace bailaron en calzoncillos en Madrid contra las famosas marcas Adidas y Nike para denunciar la supuesta utilización de productos tóxicos en sus prendas deportivas. Sin embargo, se ha acusado a esta organización no de no tener tan puras intenciones, en tanto que exigen cantidades multimillonarias a empresas que consideran “contaminantes” (como Monsanto) para no ser objeto de persecución.

 

Existen organizaciones como PETA, que gusta de exhibir cuerpos desnudos, pero a veces de atractivas modelos internacionales, paras protestar por el maltrato que se da a los animales. Esto es, que sus dardos no están enfocados hacia una autoridad determinada. En reiteradas ocasiones se manifiestan contra el uso de pieles para confeccionar abrigos e, incluso, contra el consumo de carne.

 

En el mes de febrero de 2012, en Colombia un grupo de jóvenes activistas protestaron contra las corridas de toros en su país. En esa ocasión más de 80 muchachas y muchachos pintados de negro y manchas rojas como sangre protestaron contra las corridas de toros y para presionar por la realización de una consulta popular que prohíba esa práctica deportiva en esta nación sudamericana. En 2008, la cantante española Alaska se desnudó para protestar contra ese espectáculo con el lema “La verdad al desnudo: la tauromaquia es cruel”, en la que aparece fotografiada desnuda y con tres banderillas clavadas en su espalda.

 

Volvemos a Túnez y su nueva víctima: Wikileaks, reveló en un cable fechado el 17 de julio de 2009, que el embajador de Estados Unidos saliente, Robert F. Godec, escribe a su sucesor que “El presidente Ben Ali está envejecido, su régimen sufre de esclerosis y no hay un claro sucesor”, cita el cable filtrado a WikiLeaks. “Muchos tunecinos están frustrados por la falta de libertad política y sienten rabia por la corrupción de la familia del presidente, por las elevadas tasas de desempleo y por las desigualdades regionales”.

 

Añade que el extremismo es una amenaza continua, agravado por el uso de la fuerza que impone elgobierno. “Túnez es un Estado policial, con escasa libertad de expresión o asociación, y con serios problemas de derechos humanos”, cita el embajador estadounidense, quien advierte: “Como consecuencia de todo esto, los riesgos para la estabilidad a largo plazo del régimen son crecientes”.

 

La dimisión de Ben Ali en nada modificó la infame corrupción y opresión que sufren los tunecimos. Hoy, Amina, joven tunecina que se desnudó ante las redes sociales, está sentenciada a muerte. Las razones: “Amina quería destacar y llamar la atención al posar desnuda. Esto refleja que la chica no tiene nada que perder y no es consciente de lo sagrado de la mujer. Estas acciones deben ser tratados para evitar posibles desastres”, dijo el clérigo de nombre Almi.

 

Amina es militante del grupo Femen, un movimiento feminista surgido en Ucrania en 2008 que realiza sus protestas con el torso desnudo para llamar la atención. En su cuenta de Facebook, publicó una foto en topples con la frase: “Mi cuerpo es mío y de nadie más”.

 

Aquí en México unos 300 miembros del grupo denominado “los 400 pueblos” protestaron desnudos de octubre a noviembre del año pasado, para exigir de las autoridades capitalinas que se les permita protestar libremente en las principales avenidas, como lo han venido haciendo en el curso de varios años, pero, otra vez la impudicia, la policía capitalina simplemente no lo permite, cuando otras organizaciones tienen permiso no sólo de manifestarse, sino hasta de vandalizar, sin penalizarlos, porque son “protestas sociales”.

 

 

Publicado en columnas, destacados, Opinión Etiquetado con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Ed. Impresa

Por Alejandro Olivas

EN SÍNTESISLeer más
Error occured while retrieving the facebook feed