La revista “Palpitaciones Porteñas” que editada por Javier Campos en el año de 1948”, publicó en sus páginas:

Adiós al Jardín Álvarez

Como tenía que suceder, tarde o temprano los picos del progreso demuelen la vieja construcción que en el corazón de Acapulco fue el Jardín Álvarez.

Todos los puestecitos de curiosidades y refrescos que es su centro y orilla, hallaron mercado duradero y próspero, han ido desocupando sus lugares desde los primeros días de la última semana de junio.

Los picos ya empiezan a corroer los muros del viejo kiosco en cuyo contorno pasearon varias generaciones acapulqueñas. Va a desaparecer el Jardín Álvarez para dar paso a una construcción moderna que pueda estar a tono con el nuevo Acapulco.

Será ahora un paseo con características distintas a las de los parques que por tantos años fueron el adorno del México antiguo en el mismo lugar donde hoy se derriba el Jardín Álvarez.

Será construido un paseo moderno y más amplio que desde la Iglesia de la Soledad se prolongará hasta la calzada Costera que se extiende serpenteando la bahía desde los balnearios de Caleta hasta Icacos.

El Jardín Álvarez se convertirá en un amplio óvalo de anchas pistas de mosaico adornados con flores y prados.

Todo Acapulco ha sentido la desaparición del sitio que fue testigo de tantas promesas, alegrías y sinsabores; pero… El progreso es así.

Todo parece indicar según la nota periodística de 1948 que en Zócalo de Acapulco, siempre ha estado plagado de comerciantes y que en plenosiglo XXI han sentado sus reales.

Es en el Jardín Álvarez de 1948 en el cual paseó el extinto periodista Alfredo G. Lobato en la etapa en que era novio de la Señorita Emma Castro Girón quien más tarde se convertiría en su esposa.

Lobato al respecto comentaba que cuando su mamá Juana Lobato Cárdenas era muy jovencita en compañía de sus hermanas Virginia, Soledad y Josefa por las tardes caminaban alrededor del kiosco en un sentido y en el contrario los jóvenes de esa época lo hacían en sentido contrario. Los galantes jóvenes les obsequiaban ramilletes de frescas flores perfumadas.

Desde los años cincuenta según comentarios de Don Enrique Lobato Cárdenas ex Presidente Municipal de Acapulco, en la Banca que se localizaba en la desembocadura de la calle Jesús Carranza y sobre el área del Jardín Álvarez, lugar donde se daban cita los acapulqueños para hablar de política y de todo lo concerniente al puerto.

En el año de 1960 que empecé a observar todo lo que me rodeaba, recuerdo perfectamente que en la plaza Álvarez precisamente pasando la antigua Botica Acapulco estaba la tienda de ropa La Moda y contigua se encontraba una tienda de vinos y abarrotes llamada la Puerta del Sol.

La institución bancaria llamada del Sur se localizaba en el lugar donde por muchos años se localizó el Registro Público de la Propiedad y en el costado derecho una tienda de ropa llama “Creaciones Blanquita” propiedad de la esposa del fallecido periodista Donato Valdez Ortega.

El frente de estas empresas era un estacionamiento público. En estos años se podía pasar en auto por la calle Jesús Carranza, continuar por el rededor del jardín y continuar por la calle Hidalgo o salir a costera por donde ahora venden aguas frescas estilo Michoacán.

Pasando la Iglesia de la Soledad se encontraba el Restaurant Tirol donde se daban cita los periodistas de esa época así como grandes personalidades de la época.

Precisamente donde ahora venden santos y artículos religiosos junto a la Biblioteca Alfonso G. Alarcón estaba la nevería el Vaso, donde infinidad de estudiantes diariamente se daban cita.

En tiempos en que Febronio Díaz Figueroa fue Presidente Municipal del puerto, se dio la remodelación en la cual cerraron las calles y colocaron el kiosco que actualmente conocemos.

En el pasado 2011 le dieron una manita de gato al Jardín Álvarez que al parecer fue muy costosa, pero el Zócalo como actualmente se le llama luce desastroso sin iluminación, con basura por doquier, lleno de vendedores desde artesanías, choco milk, elotes, fayuca y discos y películas piratas, pero en fin… este es nuestro Acapulco del Siglo XXI.

Un comentario sobre “EL ACAPULCO DE AYER. Una retrospectiva – al pasado actuante. Por Juanita Lobato Castro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *