Sin motivos para celebrar el Día de la Libertad de Prensa en México

Este miércoles 7 de junio, se conmemora -porque ya no se puede celebrar- el llamado día de la Libertad de Prensa, por lo que es oportuno hacer algunas observaciones, respecto de lo que durante muchos años fue motivo de fiesta y hoy resulta ser más un día de duelo.

De todos es sabido, porque así se pone de manifiesto cada vez que es asesinado un periodista, que el estado de Veracruz tiene el deshonroso primer lugar a nivel nacional, por el número de comunicadores que a lo largo de los últimos años han sido asesinados.

Los motivos son diversos, pero en todos hay la coincidencia, de que al final de cuentas, los autores materiales e intelectuales, no reciben el castigo que la ley les condena a cumplir.

Por ello es que la impunidad, el crimen sin castigo, el que se ha ido fortaleciendo, día con día.

Lamentablemente, en fechas recientes, el estado de Veracruz ha obtenido otro deshonroso primer lugar, se trata del número de medios de comunicación, que dada la crisis económica y financiera que se vive, han tenido que desaparecer.

Pero en nuestra triste realidad, si se asesina a periodistas impunemente, se obliga a cerrar medios de comunicación, lo que se está matando al mismo tiempo, es la llamada Libertad de Expresión.

Y no solo es la libertad de expresión la que se pone en peligro, sino también otros derechos fundamentales a los que ésta contribuye como son la libertad de prensa, los derechos de asociación, de petición, laborales y hasta participación política.

Dice Pancho López, el filósofo de mi pueblo, que la libertad de expresión es un derecho humano básico, por ello se encuentra plasmado en los primeros artículos de la Constitución de la República, es fundamental, es inherente y una necesidad a la sociedad que aspire a ser democrática.

Aunque todo mundo recuerda el 7 de junio por la fecha en que el entonces presidente de la República Miguel Alemán Valdés estableció como el día para celebrar y reconocer a los empresarios periodísticos, lo cierto es que, en nuestro país, esta fecha se remonta hasta los tiempos de don Benito Juárez, quien ya en sus famosas Leyes de Reforma, promulgadas precisamente en el puerto de Veracruz, legisló para que los mexicanos pudiéramos expresarnos con toda libertad.

Como bien saben los historiadores, ese derecho fundamental fue reprimido durante la época de don Porfirio Díaz, que aún contra los intentos por restringirlo, muchos periodistas lucharon desde sus trincheras para manifestar sus libres opiniones, como es el caso de María Luisa Ross Landa, quien fue la primera reportera mexicana que se hizo periodista en el período de la revolución.

Hoy que en realidad no hay muchos motivos de celebración, son más de duelo y luto, por ello conviene reiterar que la lucha por la libertad de expresión nos corresponde a todos, ya que es la lucha por la libertad de expresar nuestro propio individualismo.

Los gobernantes en el poder hoy en día, deben saber que respetar la libertad de los demás a decir cualquier cosa, por más ofensiva que la consideremos, es respetar nuestra propia libertad de palabra.

La libre manifestación de las ideas está consagrada en nuestra Carta Magna en los artículos 6º y 7º; desde el gobierno del presidente Miguel Alemán Valdés, quien fue el que estableció el 7 de junio de 1951 como el Día de la Libertad de Expresión en México.

En 1976 el presidente Echeverría añade a esta celebración, la entrega en este día, del Premio Nacional de Periodismo a los más destacados miembros de la prensa escrita y electrónica por sus trabajos desarrollados durante el año anterior en los diversos géneros periodísticos, pero años después se ciudadanizó, dejando a los propios periodistas y académicos, el decidir a quienes se debe de reconocer y distinguir.

La UNESCO ha destacado que el 7 de junio es una fecha para recordar que los gobiernos de los países, respeten sus compromisos con la libertad de palabra, de información y de expresión, aboliendo cualquiera de las medidas que restringen estas libertades.

Hasta ahora, pareciera que los políticos ignoran que sin libertad de expresión no puede existir un estado de democracia y que cuando un espacio no es aprovechado, otros lo utilizarán.

El senador veracruzano Héctor Yunes Landa se reunió, platicó y ofreció un desayuno a los comunicadores xalapeños, a quienes anunció que habrá de crear un fideicomiso, donando su sueldo del mes de agosto para comprar un carro con lo que se podrán empezar a obtener recursos para poder atender los casos más lamentables que se presentan de compañeros periodistas que sufren enfermedades y no tienen ni para las medicinas.

Que bueno que esté atendiendo y tratando de apoyar a un gremio, que en la mayoría de los casos, sin deberla ni temerla, ha resultado gravemente afectado.

En fin, que en un ámbito en donde se asesinan periodistas impunemente, se obliga a medios de comunicación a poner fin a sus actividades, no hay las condiciones propicias para el libre ejercicio de la libertad de expresión, tampoco hay motivos de celebración, sino más bien de de luto y preocupación.

 

Miguel Ángel Cristiani

Publicado en Los que sí trabajan, Periodismo Etiquetado con: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Agenda Informativa

11 hours 26 minutes ago

Chicharito sí, pero Reyes no se recupera para partido ante Alemania
Agenda Informativa

Agenda Informativa

13 hours 7 minutes ago

Comienzan discusiones oficiales sobre el TLCAN
Agenda Informativa

Agenda Informativa

13 hours 12 minutes ago

Acampan también en contra de obras de Tren Interurbano
Agenda Informativa

Agenda Informativa

13 hours 19 minutes ago

Acusan desvío en dirigencia de la Central de Abastos
Agenda Informativa

Agenda Informativa

14 hours 17 minutes ago

López Dóriga denuncia asalta a sus oficinas
Agenda Informativa