Un ciudadano australiano de nombre Colin Fielder, fue resucitado en el hospital Alfred en Melbourne, tras haber estado clinicamente muerto entre 40 y 60 minutos, bajo el tratamiento de una nueva técnica de reanimación.

Este tratamiento ha sido utilizado en al menos 7 pacientes, consiguiendo reanimar a al menos tres personas, según la información publicada por el diario Herald Sun.

El tratamiento esta compuesto por un mecanismo que genera compresiones torácicas contínuas, conservando el flujo de sangre y oxígeno hacia el cerebro y los signos vítales, disminuyendo también el riesgo de una discapacidad permanente.

Fielder manifestó al diario que tuvo mucha suerte, pues este es el «único hospital de Australia que cuenta con esta máquina». El hospital informó que ninguno de los tres reanimados presenta alguna discapacidad permanente.

Con información de Herald Sun y MansRaider
Redacción. Agenda Informativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *