Todo listo para las elecciones en E.U. conozca todos los detalles de la votación de mañana.

Estados Unidos vota este martes, 6 de noviembre, el que será su cuadragésimo quinto presidente desde la elección de George Washington en 1789. Por el lado demócrata se presenta a la reelección el actual inquilino de la Casa Blanca, Barack Obama. Por el lado republicano, aspira al cargo Mitt Romney, exgobernador del estado de Massachussetts.

Las últimas encuestas dan un resultado muy reñido entre ambos candidatos. Tanto es así que el fantasma de las elecciones de 2000 está en la mente de los candidatos. Tal y como está organizado el sistema electoral estadounidense podría repetirse el caso de hace 12 años, con Florida en el centro de la polémica.

En 2000 la contienda estuvo tan ajustada que el demócrata Al Gore obtuvo el 48,4% de los votos y el republicano George W. Bush, el 47.9%. Al final ganó este último después de que el Tribunal Supremo fallara a su favor tras una batalla legal interminable. El seny del demócrata, que tiró la toalla para no causar males mayores, hizo el resto.

En las elecciones entre Obama y Romney se puede repetir algo parecido. Uno de los dos candidatos puede ganar en cuanto al voto popular -número de votos- pero puede terminar perdiendo las elecciones. ¿Por qué? Porque en Estados Unidos los presidentes no son elegidos por si tienen más o menos sufragios, sino por el Colegio Electoral. Salvo dos excepciones (Nebraska y Maine), cada estado tiene un número de votos dependiendo de su población y el candidato que gana un estado se lleva todos los sufragios.

Ohio, el ‘nuevo Florida’

La cuestión a fin de cuentas este martes es que ni Obama ni Romney han logrado asegurarse el voto en nueve estados clave que podrían hacer decantar la balanza hacia uno u otro candidato. Son los llamados «estados bisagra» (o swing states, en inglés) y, en definitiva, son los que decidirán estas elecciones. En esta lista están Colorado, Florida, Iowa, Nevada, Nuevo Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Virginia y Wisconsin.

Todo parece indicar que el Florida de este año es Ohio. Quien gane dicho estado de la región de los Grandes Lagos se convertirá en el nuevo Presidente de Estados Unidos. Parece que Obama ha revertido la tendencia republicana que vaticinaban las primeras encuestas. Según The New York Times, el demócrata tiene un 86,8% de probabilidades de que gane el demócrata. Para Politico, los 18 compromisarios de Ohio también serán azules (color con el que se asocia al Partido Demócrata).

Carolina del Norte y Florida, que en 2008 votaron por Obama, parece que no repetirán este martes. Nevada y Colorado parece que se las quedará el actual inquilino de la Casa Blanca y, según apuntan las encuestas, será el voto latino el que decidirá. En Wisconsin y Ohio, donde el peso de la working class es indudable de cara a los comicios, los sindicatos podrían ser los encargados de balancear estos estados al bando demócrata.

Arañar hasta el último voto

Para ser elegido Presidente de Estados Unidos, Obama o Romney deberán obtener 270 compromisarios de los 538 que están en juego. Según las estimaciones de Associated Press, el demócrata está por delante en estados que suman 237 votos electorales; Romney tiene ventaja en estados que totalizan 191. A tenor de estos datos, Obama debe lograr al menos 33 votos en los estados indecisos y Romney debe arañar 79 más.

Si Obama ganara Florida (29 votos electorales), Romney necesitaría todos los restantes estados indecisos, incluido Ohio (18). Si Romney triunfa en Florida, pero pierde Ohio, Obama estaría a sólo 15 votos electorales de la victoria. Eso lo dejaría con varios caminos hacia el triunfo. Por ejemplo, podría ganar obteniendo Nevada (6) y Wisconsin (10), dos estados donde las encuestas muestran ventaja. Por números, los otros cinco estados indecisos tienen los siguientes votos electorales: Carolina del Norte (15), Virginia (13), Iowa (6), Colorado (9), y Nueva Hampshire (4).

Dado que hay 538 compromisarios podría darse un empate en el número de delegados. Este escenario supondría que el presidente debería ser elegido por el Congreso y el vicepresidente por el Senado, con lo que se Estados Unidos podría llegar a tener un presidente demócrata y un vicepresidente republicano o viceversa. Como se están barajando los escenarios más adversos, ambos candidatos ya han movilizado a un ejército de abogados por si hay que presentar batalla legal para lograr la victoria.

¿Cuándo se conocerán los resultados?

Salvo sopresa de última hora, las estimaciones de las cadenas de televisión en los estados clave se irán conociendo desde la 1 de la madrugada, siempre hora peninsular.

Del primer estado del que darán estimaciones las cadenas de televisión -no hay datos oficiales hasta que se cierren las urnas en Alaska, a las siete de la mañana- será Virginia. Media hora más tarde, a la 1,30h, se tendrán noticias de Ohio y a las 2 de la mañana se sabrá por quien se decanta Florida.

Si todo fuera bien y no se repitiera un episodio como el de 2000, a las 5 de la mañana se podría saber ya quién es el Presidente de Estados Unidos. De todos modos, la contienda está lo suficientemente reñida como para que el recuento en los swing states se demore horas.

Todas las claves de las elecciones de EEUU

Barack Obama y Mitt Romney sonríen tras concluir el último debate que les enfrentó antes de las elecciones. Ap

 

(Visited 54 times, 1 visits today)
Publicado en Encabezado, internacional Etiquetado con: , , ,

Ed. Impresa

Por Alejandro Olivas

EN SÍNTESISLeer más