gerrardo-viloria-varela-002
Por: Gerardo Viloria
A una semana de la toma de protesta de ENRIQUE PEÑA NIETO como Presidente de la República, el próximo 1 de diciembre, las viudas de ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, entre ellos, DAVID MONREAL ÁVILA, senador del Partido del Trabajo, dijo que PEÑA NIETO no tendrá una ceremonia de cambio de poderes tersa, como han vaticinado los priístas.
“No ha habido un trato de respeto, no ha habido un acercamiento y no ha habido ese esfuerzo de conciliación, no se ve”, manifestó.
En tanto, el movimiento #YoSoy132 convocó a la ciudadanía a no resignarse a la «imposición» de ENRIQUE PEÑA NIETO en la presidencia de la República y señalarlo, desde el primer momento en su toma de protesta, el 1 de diciembre, como un representante de la represión, la miseria, el despojo y la injusticia.
En cuanto al PRD, MIGUEL BARBOSA HUERTA, coordinador de la bancada de ese instituto político en el Senado, precisó que con los diputados se está resolviendo cuáles serán las formas de expresión contra el próximo Presidente. Sin embargo, descartó la toma de la tribuna como una de ellas.
Al respecto, el gobernador de Morelos, GRACO RAMÍREZ, informó que, de acuerdo con las encuestas encargadas por su partido, al menos 80% de los mexicanos “nos pide, dice que no va a compartir, que es lamentable” que el PRD encabece una manifestación en la ceremonia.
Frente a este contexto, claramente se perfilan dos corrientes de izquierda, una antisistema y radical que rechaza todo por acto reflejo. Y la otra, encabezada por el PRD, que será una opción de gobierno con propuestas,  diálogo y acuerdos con las demás fuerzas políticas.
Sin embargo, no podemos omitir que dentro del Partido de la Revolución Democrática aún persisten los ultras, mismos que, realizan acciones muy llamativas para los medios de comunicación, por lo que pueden considerarse, incluso, como los enemigos dentro de casa.
De cara a estas posturas ambivalentes y luchas intestinas que gravitan y hunden a la izquierda mexicana, bien cabe el señalamiento que hizo recientemente el escritor peruano, premio Nobel de Literatura MARIO VARGAS LLOSA, al jefe de gobierno electo del Distrito Federal, MIGUEL ÁNGEL MANCERA, a quien externó la necesidad que México cuente con una izquierda sólida, moderna y unida.
Mientras tanto, se puede afirmar que a pesar de las negociaciones de MURILLO KARAM, y de MANLIO FABIO BELTRONES, el acto constitucional de la protesta del Presidente de la República puede verse trastocado –incluso por un solo legislador, sobre todo cuando le han advertido los legisladores de LÓPEZ OBRADOR a ENRIQUE PEÑA NIETO, que “no tendrá un día de campo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *