Ana Carolina la niña asesina que conmocionó Chihuahua.

No se arrepiente de haber asesinado a sus padres.
Jose Alberto, Ana Carolina y Mauro.

Jose Alberto, Ana Carolina y Mauro.

A raíz de la aprehensión de Ana Carolina y sus dos cómplices, han salido a la luz pública detalles de un escalofriante perfil piscópata para presentarse en una adolecente de tan solo 17 años de edad,  y que tan solo mide 1.45 metros.

Ana Carolina, a pesar de haber sido adoptada al DIF a los dos meses de edad, había sido criada como hija propia, y consentida además en todo lo que quería por sus padres; sin embargo, terminaría por asesinarlos pues “ya la tenían harta”, según palabras de ella misma.

En su album fotográfico se encuentran recuerdos de sus viajes a Miami, a las Bahamas, a Disneylandia, entre otros, además de que se preparaba ya para un viaje a Venecia a la semana siguiente del asesinato de sus padres.

La historia de Ana Carolina, supera cualquier relato de ficción, la pequeña adolecente, convenció a su novio Jose Alberto y a su amigo de Mauro, de que la ayudaran a asesinar a sus padres.

Comenzaron por su madre, doña Elbertina de 70 años de edad, esperaron a que se encontrara sola en casa y la llamaron a la cocina, ahí la sorprendió Mauro quien la asfixió hasta que perdiera la conciencia y posteriormente le inyectaron insecticida con cloro, lo cual probablemente le ocasionó la muerte.

Minutos más tarde llegó el señor Don Efrén, de 90 años de edad, con quien repitieron la misma estrategia, solo que esta vez Jose Alberto fue quien asfixió al señor.

Posteriormente se fueron a comer hot-dogs y comprar cerceza para celebrar la hazaña, estuvieron dialogando acerca de lo que sentían tras haber cometido el homicidio; según testimonios de Jose Alberto, Mauro también sintió una enorme exitación, por lo cual quería seguir matando posteriormente.

Al día siguiente incineraron los cuerpos en un lote baldío, y posteriormente fueron a una joyería para buscar un anillo de compromiso.

Los familiares reportaron la desaparición de los señores, por lo cual iniciaron las averiguaciones. Una de las cuestiones más sorprendentes es que durante los interrogatorios a Ana Carolina, ella permaneció firme en su versión de que no sabía nada, fue su novio Jose Alberto, quien finalmente se quebró y confesó todo, además de solicitar ayuda psicológica.

Los tres se encuentran ahora bajo custodia, y aunque Ana Carolina pasará un máximo de 15 años en prisión, sus dos cómplices podrían no volver a  salir de la cárcel.

Una de las cosas que más llama la atención, es que Ana Carolina no presenta remordimiento alguno, de hecho afirmó que si no la hubieran atrapada ella estaría feliz de sentirse libre.

 

Con información de agencias.
Redacción. Agenda Informativa

Sobre agendainformativa